Periódico Madera

Madera, periódico clandestino

 

NIÑA DE 11 AÑOS:

 

 

ME VIOLÓ YUNES

 

El 7 de agosto de 1998 fue encontrada muerta la antropóloga social Libertad Hernández Landa en la Ciudad de México. La entonces directora del Programa de la Mujer del Gobierno de Veracruz, no sólo la torturaron sino que la violaron, hechos que indignaron a la comunidad internacional y sobre a todo a Xalapa, el estado y sus compañeros del Club Rotario.

 

 

Se realizaron manifestaciones y se publicaron desplegados pidiendo justicia. No pasó nada. Este año se logró documentar por escrito y video, la declaración de quien fuera su secretario particular Fidel Cuéllar Cázares, donde señala la implicación de Miguel Ángel Yunes Linares en la muerte de Libertad Hernández, por ser él testigo de las amenazas de la muerte de Yunes Linares a su jefa y a él mismo, cuando –sin ninguna autoridad– Miguel Ángel se mete a la oficina de la finada y se roba su documentación.

Según narra Cuéllar Cázares revela que la doctora en Antropología presentía algo y había sacado documentación de su oficina ubicada en la calle Bremont y otra que se llevó el ex secretario particular, donde se documentan casos de violación que le llegaron a la encargada de la política de la mujer en el estado de Veracruz.

 

 

Aquí un caso, exactamente como lo escribió la doctora Libertad Hernández Landa, sólo omitiendo el nombre de la agraviada y la de sus padres.

LA SIGUIENTE ES LA TRANSCRIPCIÓN DE LA DECLARACIÓN QUE ORIGINALMENTE VIENE EN LETRAS MAYÚSCULAS Y QUE HEMOS CAMBIADO PARA HACER MÁS ÁGIL SU LECTURA

FECHA: 16 DE MARZO, 1997 NOMBRE: ROSALIA (M.M.) EDAD: 12 AÑOS LOCALIDAD DE ORIGINEN: CARDEL (LOC. M.T.) ENTREVISTA: VERACRUZ

 

 

TESTIMONIAL:

Rosalía revela que un día viendo el periódico reconoció a uno de sus violadores. La niña identifica claramente a m.a.y.l. como uno de los que abusó sexualmente de ella a la fuerza.

Explica que ella hace un año, como a principios del mes de agosto, en vacaciones de la escuela, vino de vacaciones a Veracruz, con su tía (hermana de su mama), y que un día, sus tíos salieron al de y que les dijeron a ella y sus primos, que son dos, que tardarían dos días en volver.

Dice que como a las 4 de la tarde, uno de sus primos, de nombre Arturo de 18 años, le dijo que fueran al cine, aprovechando que no estaban sus tíos, y que ella acepto. Dice que después de ahí le invito una cerveza. Que ella acepto por juego, por probar, y que de ahí ya no se acuerda.

Dice que recuerda que apareció en la cama de un cuarto de una casa grande y bonita. Que eran como las 8, 9 o 10 de la noche, que no ubica muy bien el tiempo, pero si ya era de noche. Y que al salir de la recamara llegó una señora, de pelo largo, guerra, muy bonita, ojos verdes y que le dijo que no se preocupara, que no tuviera miedo, que sus tíos no iban a saber que se había emborrachado.

Dice que le dijo a la señora que se quería ir para su casa y ella le dijo que si, que su primo había ido por unos tacos para cenar, que no se preocupara, y que le pidió que se bañara para que no se sintiera tan mareada o tan mal.

Dice que ella tuvo confianza en la señora, y se metió a bañar. Luego la señora le dijo que le regalaba un vestido, y que él dijo que escogiera, que tenía varios en su recamara (de la señora).

Ya bañada y con ropa nueva, dice que la señora le invito un refresco a lo que ella accedió. Dice que se sentía en confianza, y que además le gustaba tener un vestido bonito y nuevo.

Dice que le empezó a doler la cabeza, pero que no perdió el conocimiento de nada, así que si recuerda muy bien, cuando llega un señor muy elegante, güero de ojos verdes, dice que eso lo recuerda bien, porque su voz era muy fuerte. Y que saludo a la mujer diciéndole “como estas comadre linda”. Y que ella le respondió diciendo algo así como “bien compadre, contenta por ti”.

Dice que el “señor güero” el saludo a ella, le dio un beso en “el cachete” y la cargó. Que eso no le gustó porque no se conocían. Dice que intento zafarse de sus brazos. Pero que el “hombre güero” la abrazó fuerte y le dijo que no tuviera miedo, que se tranquilizara, que no le iban a hacer ningún daño, que se le quedo mirando y ella no dijo nada por miedo.

Dice que la señora güera, le dio una copa al señor, quien no la quiso, y que iban platicando el hombre güero y su comadre, mientras ella iba siendo cargada por él.

Dice que le dijo la señora que tomara más refresco, y que ella no quiso, que quería bajarse de los brazos del señor, y que él la apretaba.

 

Dice que llegaron a una puerta y que entraron a un cuarto. Que la señora entro con ellos y que el “señor güero” la acostó despacio en la cama y que la señora se fue y dijo que ahorita regresaba.

Dice que el “señor güero” le dijo que no le iba a hacer ningún daño, que no tuviera miedo, pero que ella si tuvo miedo porque el señor se iba quitando la ropa mientras le decía que no tuviera miedo.

Dice que el “señor güero” se quitó el pantalón rápido y que ella le dio mucho miedo que no sabía qué hacer. Y que entonces el “señor güero” la agarro, le levanto el vestido y que ella se quiso zafar, que no sabía qué hacer, que el “señor güero” la jalo fuerte, y le violó (la niña describe todo el acto de la violación, con detalles, lloró muy muerte).

Dice que ella gritaba y que el “señor güero” solo le tapó la boca, que ella tuvo mucho miedo y mucho dolor. Que el solo le decía “como me gustas”, “me gustas”, “no grites”, “no tengas miedo”.

Dice que ella no recuerda nada más, que se desmayó o perdió el conocimiento. Dice que sintió mucho miedo y mucho dolor en sus partes nobles.

Dice que despertó (o volvió en sí), con mucho dolor en su parte baja, que era un dolor muy fuerte y que se asustó mucho más porque tenía mucha sangre en su vestido y en la cama había mucha sangre.

Dice que tenía mucho miedo, mucho dolor y que se puso a llorar muy fuerte. No sabía que había pasado y que en eso entra la señora y le dice que se levante que se meta al baño, que ella la va a bañar. Pero que ya no era buena gente como al principio, sino que ya mandona, como que estaba enojada.

Dice que se metió al baño. Que le dijo a la señora que le dolían mucho sus partes nobles y que la señora le dijo que no se preocupara, que era normal en las mujeres, que después le iba a gustar muchísimo.

Dice que la señora la apuro a que se bañara otra vez. Que no se ubica bien de la hora, pero que le regalo otro vestido nuevo y unos calzones nuevos.

Dice que ya después llego su primo Arturo. Que si llego con unos tacos pero que ella le dijo que se fueran a su casa y que el primo le dijo que no, que ella se iba a quedar ahí, porque con lo que ella había hecho sus papas se iban a enojar mucho y que su tía (la mama de ella) la iba a correr de su casa si se enteraba.

Dice que le dijo que ella no había hecho nada, sino que más bien un “señor güero” le había hecho daño. Pero que él no le creyó. Que entre su primo y la señora le decían que ella había tenido la culpa de lo que había pasado, que le insistían en que sus tíos y mama la iban a correr de la casa, y que así la tuvieron como dos o tres horas, que ella no se acuerda.

Dice que ella ya no sabía qué hacer, que le prometió y juro a su primo le prometió que no iba a decirles nada, a sus tíos ni a su mama, pero que se la llevara a su casa.

Dice que su primo no quiso llevársela.

Dice que le rogo mucho a su primo, que le rogo, que le dijo que ella no había tenido la culpa de nada, y que después de que su primo se fue ella se quedó dormida en un sillón. Que tenía mucho susto de que volviera a pasarle algo.

Dice que como a las 6 de la mañana, o algo así, que ya había amanecido, despertó porque sus partes nobles le dolían muchísimo y además seguía sangrando, dice que trato de salirse ella de la casa pero que la puerta tenía llave. Dice que vio por la ventana de la casa pero que no se veían casas solo una barda alta, pero si oía camiones.

Dice que fue a la cocina y la puerta con llave. Dice que no sabía qué hacer. Que no quiso gritar por miedo a que le pasara algo malo o que la señora se enojara. Dice que como a la hora de haber desertado la señora salió de su cuarto y le dijo que si ya había pensado que hacer, después de lo que había pasado porque ella tenía la culpa de lo que había pasado y que ya la había ayudado mucho teniéndola en su casa, pero que ella misma la iba a llevar con la policía para denunciar por haber entrado a su casa a robar.

Dice que ella le dijo que eso no era cierto, que no la llevara con la policía. Dice que ya no sabía qué hacer, que tenía mucho miedo, que le rogo que la dejara ir. Pero que ella la acusaba de ser una ratera que entro a su casa a robar.

Dice que la señora le dijo que la iba a dejar ir con una condición, que si decía algo de lo que había pasado, ella la iba a acusar de robo en su casa.

Dice que en eso llego su primo y que la señora la acusó de haberle robado y que su primo también se enojó con ella, a lo que ella le dijo que no era cierto, que él sabía que en la había llevado a esa casa, y que ya se quería ir de ahí. Que le juraba no decir nada a nadie.

Dice que su primo le dijo que mejor la llevaba a su pueblo en ese momento, y que ella acepto, y que su primo le dijo que le iba a decir a sus papas (tíos de ella) que se había ido a su pueblo porque ya quería ver su mama y que ella le dijera a su mama lo mismo. Dice que ella le dijo que así lo haría, que no le diría a nadie nada. Y dice que la señora los subió a los dos atrás de un coche. Y que su primo la acostó bocabajo y así salió de esa casa. Dice que después de un rato, que ella no supo cuánto tiempo. Ya la dejaron levantar la cabeza.

Dice que en todo el camino, su primo y la señora le iban diciendo que había hecho ella algo muy malo, que ella había sido la culpable, y que si su mama se enteraba la iba a correr de la casa.

Dice que ella iba llorando, pero que ya quería llegar a su pueblo.

Dice que al llegar a su pueblo, la bajaron en la parada y que su primo saco de la cajuela una bolsa con su ropa, la que tenía en la casa y que la señora le dio 300 pesos y que le dijo que a pesar de que había cometido un error, ella le estaba ayudando. Dice que el primo la amenazo con que si decía algo, sus papas se iban a enterar de que la señora la iba a denunciar por robar en su casa.

Dice que así llego a su casa, que su mama se extrañó mucho de que llegara así tan de repente. Pero que ella le dijo que ya quería verlos y que le pidió a su primo que la llevara a la terminal para tomar el camión. Y que su mama no noto nada raro y que se puso contenta porque le dio 200 pesos, que según se los iban dando poco a poco sus tíos en Veracruz.

Dice que así estuvo un mes. Pero que un día empezó a sangrar mucho de sus partes y que no le decía nada a su mama. Pero que su mama se dio cuenta y le dijo que si ya estaba en la regla. Y que ella le dijo que no sabía por que sangraba. Que su mama le dijo que era la regla, que era normal, y que la mando a comprar “kotex”.

Dijo que cuatro días después, ella seguía sangrando y que fue entonces cuando su mama ya no le gusto, porque sangraba mucho, y que le dijo que iban a ver al médico. Que ella no quiso, que le dijo que no, y que se pelearon muy fuerte porque ella no iba a ir al médico y su mama la quería obligar.

Dice que así estuvo dos o tres días más, hasta que su mama le dijo un día, ven, vamos a Cardel y ella como que no quería pero se fueron. Y que ya ahí, la obligo entrar al médico y que la mama le dijo que si la podía revisar porque no le gustaba que estaba sangrando mucho.

Dice que ella tuvo mucho miedo porque ya con el médico, su mama le dijo que si se había portado mal, la iba a correr de la casa y ella tenía miedo de que eso pasara,

Dice que se puso a llorar y no quería que la revisara el médico. Pero que su mama la regaño tanto y la obligo y que el medico la miro.

Dice que el médico le dijo que ella ya no era virgen, y que su mama se enojó muchísimo, que ahí mismo le empezó a pegar, pero que el médico le dijo a su mama que se tranquilizara y que era una violación.

Dice que fue ahí cuando su mama, se le quedo viendo. Y el médico le dijo que estaba aún muy lastimada, que había sido muy fuerte, que tenía muy lastimada adentro de sus partes dice que el médico le explico a su mama que hablara bien conmigo, porque lo que “tenía yo no estaba bien” él le dijo que tal como él lo veía, yo había sido violada.

Dice que el medico salió de su consultorio y que entonces su mama le pregunto muchas veces. Que ella no quería contarlo pero que después de que la regaño y hasta le pego su mama, ella empezó a contarle todo, como lo que aquí ha contado. Dice que ya al rato, entro el médico y le dijo a su mama que debían poner una denuncia.

Dice que ella le dijo a su mama que no sabía cómo se llamaba el “señor güero” que le había hecho eso. Que no sabía el nombre de la señora de la casa y que solo su primo podría decir la verdad.

Dice que al día siguiente se vinieron a Veracruz a hablar con su primo. Que llegando el primo al verla la miro muy feo y que cuando saludaron a sus tíos, ellos también la miraron muy feo.

Dice que cuando su mama le conto lo que decía el médico, sus tíos dijeron que yo mentía, porque ya su hijo les había contado que yo me había metido a robar a una casa, y que la señora la había denunciado pero que su primo la ayudo a salir y la llevo a su pueblo para que la señora no la metiera a la cárcel.

Dice que se pelearon todos, su mama con su tía; ella con su primo; que sus tíos le dijeron muy feo a ella, y que le creyeron al primo y no a ella.

Dice que se regresaron a su pueblo, y que su mama iba callada. Dice que ella le creyó a su hermana, pero que entonces ella le dijo que ella no había mentido, que

si no fuera así, entonces porque ella estaba mal de sus partes. Dice que así pasaron meses, hasta que un día, vino a Veracruz de nuevo con su mama y que al pasar por un puesto de periódico, ella vio en un periódico la foto de m.a.y.l. y que lo reconoció, porque llevaba un traje igual que el día que la violo, y que ahí mismo se lo dijo a su mama. Y que entonces su mama compro el periódico. Que ella leyó quien era y que entonces fueron con el médico de Cardel, para decirles que Miguel Ángel Yenes Linares era quien la había violado.

Dice que el médico no les creyó, porque les dijo que era un político muy importante. Que casi iba a ser el próximo gobernador del estado. Que si era verdad lo que yo decía era muy grave, pero que tuvieran cuidado porque era una persona muy importante.

Dice que fue el médico de Cardel, quien los recomendó con una señora de derechos humanos en Veracruz y ella las contactó conmigo, y así llegaron a este testimonio.

Le muestro una foto de Miguel Ángel Yunes Linares y le pregunto si lo reconoce y me responde que sí, que es quien la violo.

Reconoce plena y absolutamente, sin el menor asomo de duda, que Miguel Ángel Yunes Linares es quien la violo a los once años de edad.

Notas:

* La entrevista final, de su testimonio, se logra hasta la cuarta vez que platicamos, porque tenía mucho miedo.

* Está dispuesta a dar su testimonio grabado con voz, ante la UNICEF.

* Mantener su privacidad, porque su papá no está enterado.

 

* Su localidad está cerca de carretera, por lo cual se puede pasar a entrevistarla con una cámara de televisión, para la UNICEF.

Liga Comunista 23 de Septiembre

Editorial Brigada Roja