Periódico Madera

Madera, periódico clandestino

 

 

 

 

 

Gabriel López Santamaría

 

Fray Tomás Gonzalez realiza una labor maravillosa como coordinador de “La 72” el hogar para migrantes que los frailes tienen en Tabasco, Mexico.

 

Ayer, por primera vez, el fraile celebró una misa en apoyo a la comunidad de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales (LGTB). La eucaristía tuvo lugar en la parroquia Cristo Crucificado, en la localidad fronteriza donde los frailes tienen el hogar.

 

La 72 acoge a miles de inmigrantes ilegales que ingresan a Mexico con la esperanza de llegar a Estados Unidos.

 

Para la celebración fray Tomás colocó frente al altar una bandera del orgullo gay. Como era de esperar, las criticas y ataques llegan de todas partes.

 

Fue el propio fraile, en su muro de Facebook, quien colgó la foto con el siguiente mensaje:

 

 

La Misa es la mesa compartida, donde nadie queda excluido, donde hay pan para todas, para todos, donde se genera fraternidad y dignidad. Gracias a los #Franciscanos de #Tenosique por abrir sus puertas a @la72tenosique — en Tenosique De Pino Suárez, Tabasco, Mexico.

 

 

Esta demás decir que la condición sexual de las personas no las excluye de participar de la Santa Misa. Tampoco de la salvación. Cada uno hace su propio camino de conversión y nadie, solo Dios, conoce el corazón de las personas.

 

Lo digo porque hay un comentario en su muro que es bastante representativo de nuestra ignorancia (y del resto de mensajes), dice así:

 

 

 

 

El cielo probablemente este casi vacío si el Buen Dios nos juzga como juzgamos nosotros. “Inmorales”, “adúlteros” (no solo aquellos que consuman el adulterio, sino también quien mira al hombre o la mujer de otro con deseo -Mt. 5:28), “ladrones” (aquí aplica el mismo criterio que con los homosexuales ¿debería la Iglesia dejar de atender a los presos en las cárceles? ¿Deberíamos quitar las capillas de los centros de detención? Están allí por alguna razón… ¿no? Pues imaginaros la que caería si se nos ocurriese poner una capilla en una club gay… ¿no es lo mismo? ¿no somos todos pecadores necesitados de perdón? Y si dejamos que se acerquen a la Misa, a la eucaristía, los ladrones, asesinos y demás condenados ¿porque no los homosexuales?).

 

“Avaros”, “borrachos”, “difamadores” (esta es graciosa porque se aplica plenamente a los que solo hablan de la condición sexual de los otros como si fuese motivo de escándalo) – también a las señoras y señores que “cotillean” o “chismean” constantemente sobre la vida de los otros).

 

Y de “estafadores” estamos llenos… basta mirar a la clase política (que no solo).

 

No entro a valorar la ultima frase del comentario “llévese a los que pueda al infierno” porque creo que es bastante descriptiva por si misma de la clase de “cristiano” que esta al otro lado escribiéndola…

 

Todo esto me recuerda a los fariseos que se escandalizaban de que Jesús comiera con “prostitutas y pecadores”… Estoy seguro de que si Cristo caminase hoy entre nosotros no lo crucificaríamos, porque ya no se lleva, pero que lo condenaríamos, sin duda.

 

En fin, dejemos de mirarnos el ombligo y los genitales y empecemos a mirar a los ojos al otro. Quizás así se nos quite tanta tontería.

 

 

 

Paz y Bien

Liga Comunista 23 de Septiembre

Editorial Brigada Roja