Periódico Madera

Madera, periódico clandestino

 

 

Se cumplen 50 años del asalto que un grupo de 13 personas hizo al Cuartel Madera, en Chihuahua, cuyos hechos, a la postre, derivaron en la guerra sucia

Andrés Becerril

CIUDAD DE MÉXICO, 23 de septiembre.- Cuatro años después del triunfo de la Revolución Cubana, Fidel Castro invitó a maestros y estudiantes de América Latina a conocer los logros de su movimiento, para que éste fuera su inspiración y lucharan por que sus países se desprendieran de la intervención del imperialismo yanqui.

“Entre los visitantes a ese país se contó al profesor y estudiante normalista de las juventudes socialistas del estado de Chihuahua y dirigente del Comité Estatal de la UGOCM (Unión General de Obreros y Campesinos de México) en esa entidad, Arturo Gámiz García”, sostiene El Libro Blanco de la Liga Comunista 23 de Septiembre, redactado por el capitán Luis de la Barreda Moreno, cuando dejó la titularidad de la Dirección Federal de Seguridad (DFS) en manos de Javier García Paniagua, a finales de 1976.

Gámiz García fue uno de los ocho guerrilleros que murió hace 50 años en el ataque al Cuartel Madera. Ese asalto es considerado como el primer acto de lucha social armado, después de la Revolución de 1910. La acción del Grupo de Guerrilleros Populares de Chihuahua, como los identifica la DFS en su texto, actuaron ante los abusos de terratenientes del estado de Chihuahua, según las denuncias de la época.

La filosofía del grupo de Gámiz fue lo que motivó que los sobrevivientes del asalto formaran primero el Movimiento 23 de Septiembre, que a partir del 15 de marzo de 1973 en Guadalajara fue uno de los grupos que se fusionó para formar la Liga Comunista 23 de Septiembre.

Una copia del Libro Blanco de la Liga Comunista 23 de Septiembre, que se difunde públicamente por primera vez, fue proporcionada a Excélsior por el periódico Madera, heredero de las 58 publicaciones clandestinas que hizo la Liga entre 1974 y hasta 1981, mismas que obtuvo a través del Archivo General de la Nación.

El documento, que consta de nueve capítulos, en el tercero, titulado “Algunos hechos que inspiraron la creación de este grupo”, refiriéndose a la Liga, asegura que Gámiz, a su regreso de Cuba, “hizo un llamado para realizar un ‘Encuentro en la Sierra’, del 7 al 15 de octubre de 1963, en el Ejido Cebadilla de Dolores, municipio de San Pedro Madera, Chihuahua, invitando a delegaciones juveniles de varios estados del norte el país”.

El documento gubernamental da una lista con los nombres de las personas que participaron en ese encuentro y los cuatro acuerdos a los que llegaron: “1.— Tener un intercambio de correspondencia con los países del Bloque Socialista, para adquirir conocimientos y experiencias de todos los sectores; 2.— Condenar el imperialismo yanqui; 3.— Apoyar la política socialista como recurso para lograr la emancipación económica y la liberación nacional de los pueblos y 4.— Luchar por la paz universal y evitar cualquier conflagración mundial, que tendría consecuencias desastrosas para la humanidad”.

En ese tercer capítulo, según el informe de De la Barreda a García Paniagua, entre el 20 y 25 de mayo de 1965 se realizó el segundo “Encuentro de la Sierra”, en un lugar del municipio de Villa Coronado, Chihuahua, cercano a los límites de Durango, denominado Hacienda de Torreón de Cañas, con la asistencia de 700 personas, entre hombres, mujeres, campesinos y estudiantes de escuelas normales rurales de Chihuahua y Durango.

“Dicho encuentro lo encabezó Óscar González Eguiarte y Arturo Gámiz García, el primero estudiante de la Universidad de Chihuahua y el segundo maestro rural. Asistieron 18 delegados de Chihuahua y Durango y un representante de la UGOCM, de nombre Jesús Martínez; Guadalupe Yacto, Dolores Gámiz, Francisco Ornelas, Rubén Valdez, de la facultad de leyes de la UNAM, Álvaro Ríos y Emilio Arredondo, entre otros”.

El Libro Blanco de la Liga Comunista 23 de Septiembre asegura que en los trabajos del segundo encuentro de los incipientes guerrilleros “dieron lectura a un panfleto denominado ‘Resoluciones, Segundo Encuentro de la Sierra’, donde dibujaron a un guerrillero con sus cananas en la portada y en el que relataban que, en enero de 1964, una guerrilla empezó a quemar puentes en perjuicio de la empresa alemanista ‘Bosques Chihuahua’ y que, el 5 de marzo, Salomón Gaytán había ejecutado frente a frente al cacique de Dolores, Chihuahua.

“Que el 13 de abril asaltaron los trigueros, una estación de radio de los caciques y que el 18 de mayo de ese mismo año sufrieron una emboscada con intenso tiroteo de parte de los caciques y sus guardias blancas, pero que éstos sacaron la peor parte, mientras que en las filas guerrilleras no hubo ningún araño”.

El capítulo tres del informe de la DFS, hasta ahora desconocido, termina dos meses antes del ataque al Cuartel Madera, donde había 125 soldados del Ejército Federal, ocurrido el 23 de septiembre de hace 50 años. Aunque en el capítulo cuarto, titulado “Ataque al Cuartel Militar de Madera, Chihuahua”, hace referencia al hecho de manera escueta y con nombres equivocados. 

 

“El 15 de julio de 1965 desarmaron a un destacamento de la Policía del Estado, que se había caracterizado por sus atropellos contra la población y que todo esto probaba que sí es posible tomar las armas e infligir derrotas, aunque sea parciales y limitadas, al enemigo”, concluye el capítulo tres del Libro Blanco de la Liga Comunista 23 de Septiembre.

Liga Comunista 23 de Septiembre

Editorial Brigada Roja