Periódico Madera

Madera, periódico clandestino

Llevamos seis años repitiendo la misma mentira: anular beneficia directamente al PRI. Los datos del anulismo en 2009 nos dicen otra cosa, incluso cuando se analizan a la luz de las nuevas reglas electorales

http://www.animalpolitico.com/blogueros-salir-de-dudas/2015/06/04/el-voto-nulo-no-beneficia-al-pri/

.

2015José Merino y Eduardo Fierro

Por: José Merino (@PPmerino) y Eduardo Fierro (@EDUFIERRO)

Este no es un texto con la intención de llamar a anular. Sería un pésimo argumento pro-anulista simplemente decir que al hacerlo no estás beneficiando al PRI. Aunque es peor argumento pedirte que no lo hagas repitiendo una mentira que lleva seis años de existencia. La finalidad de este análisis es proveer evidencia suficiente para, por lo menos, dejar de repetirla.

Hay de inicio un sesgo selectivo

El crecimiento del voto nulo entre 2003 y 2009 no se distribuye aleatoriamente entre distritos. Esto es así por una razón muy simple: el perfil de los electores es distinto entre distritos, y ello afecta su perfil partidista y la receptividad hacia el discurso anulista. Para sorpresa de pocos, los distritos en los que el anulismo creció más entre ambas elecciones son perredistas. Un resultado, creemos, empujado por la Ciudad de México, que concentra apoyo por el PRD y parte sustancial del movimiento anulista desde hace seis años.

Mientras que en los distritos ganados por el PRD en 2003 el anulismo creció en 3.8% para 2009, en aquellos ganados por el PAN creció 2.3% y, muy lejos, en distritos priístas, creció apenas 1%. Dado este resultado, es de esperar que por exactamente la misma razón, los distritos con mayor anulismo sean dominantemente perredistas.

El perfil de los distritos más anulistas

Entre 2003 y 2009, el porcentaje de votos nulos creció en 257 de los 300 distritos de México. El promedio de crecimiento en éstos fue de 2.6%. Esto significa que en apenas 43 se mantuvo igual o incluso decreció. Ahora bien, para entender con mayor claridad los efectos del anulismo, vale más la pena quedarse sólo con aquellos en los que el porcentaje de votos nulos creció incluso por arriba del promedio. Se trata de 107 distritos en los que el crecimiento promedio fue de 4.7%.

Bien, en esos 107 distritos el PRD ganó el 22%, un porcentaje mucho mayor al resto de distritos (8.3%). El PAN se queda con porcentajes muy similares, con alrededor del 23%. Pero el PRI tiene claramente menos éxito en los distritos anulistas, de ganar 69% en donde el anulismo no creció o lo hizo por debajo del promedio, ganó apenas 52% de aquellos identificados como anulistas. Notoriamente, mientras otros partidos no ganaron ningún distrito en donde el anulismo creció menos, lograron hacerse de tres distritos en donde el anulismo creció más vía la coalición PT y Convergencia, los tres… en el Distrito Federal.

Donde el voto nulo pudo hacer la diferencia en el ganador

Dirán algunos a estas alturas: sí, pero sin ver el porcentaje no podemos concluir cómo el voto nulo pudo hacer la diferencia. Es cierto. Veamos entonces sólo aquellos distritos en los que el crecimiento en el porcentaje de votos nulos superó a la diferencia porcentual entre el ganador y el segundo lugar. Esto es: distritos en los que de no haber habido tal crecimiento de anulistas, otro partido pudo haber ganado, si asumimos que esos mismos anulistas hubiesen votado por quien ocupó el segundo lugar.

Hay un total de 42 distritos con estas características. De éstos, el PRI ganó el 41% (por debajo del 46% en el resto de distritos); el PRD el 29% (muy por arriba del 13% del resto); el PAN el 21.4%; la coalición PRI-PVEM 5%, y la coalición PT-Convergencia, también 5%. Bien, pero quizás la pregunta más relevante es entender qué partido hubiese ganado estos 42 distritos si los anulistas lo hubiesen apoyado. El gran perdedor del anulismo es el PAN: pudo haber ganado 19 distritos de no haber sido por el porcentaje de crecimiento del anulismo (de nuevo, asumiendo que esos anulistas lo hubiesen apoyado). Le sigue… sí, el PRI. Sumando los distritos en los que este partido pudo haber ganado si no hubiese tantos anulistas (con o sin coalición), el PRI perdió 14 distritos potencialmente atribuibles al anulismo. Por su parte, el PRD perdió siete; mientras que Nueva Alianza y la coalición PT-Convergencia perdieron uno cada uno.

Empieza a costar trabajo seguir sosteniendo que el anulismo beneficia al PRI cuando ahí donde éste pudo hacer la diferencia el PRI ganó menos distritos y, sobre todo, cuando en un total de 14 distritos el PRI se quedó en segundo lugar con un porcentaje menor al crecimiento de anulistas. En efecto, alguien podrá sostener que quizás se quedó así de cerca gracias precisamente al voto nulo. Veamos.

Quiénes perdieron votos gracias a esos anulistas

De inmediato, la respuesta es no: el PRI no ganó votos gracias al anulismo en distritos ganados por otros partidos.

En los distritos ganados por el PAN en 2003, cuando comparamos el porcentaje de voto obtenido por cada partido cuando el anulismo crece por arriba del promedio vis s vis el resto, el único partido que obtiene más votos en los anulistas es… el PRD (pasa de 6.4% a 7.3%), mientras que el PRI pasa de 38% a 34% y el propio PAN pasa de 35% a 31%. Esto es, en los distritos panistas el incumbent perdió, pero también el PRI.

¿Qué pasa en los distritos perredistas del 2003? Algo similar. Donde el anulismo creció por arriba del promedio en 2009, el PRD pasó de 30% a 26%; el PRI es el que más pierde (28% a 19%); mientras que el PAN crece marginalmente (14% a 18%). De nuevo, siendo el PRD el incumbent, pierde porcentaje de votos entre distritos anulistas y aquellos que no lo son, pero también pierde el PRI y en muchísima mayor proporción.

Finalmente, en los distritos ganados por el PRI en 2003, los tres partidos pierden votos en los distritos que en 2009 mostraron mayor crecimiento de voto nulo, especialmente… el PRI.

Dos cosas quedan claras: el voto nulo no beneficia porcentualmente al ganador de la elección previa, pero sobre todo, en todos los escenarios el único partido que pierde porcentaje de votos es… sí, el PRI.

Sí, pero con las nuevas reglas…

La ley electoral cambió desde 2009 y ahora el porcentaje de voto para los partidos se mide excluyendo el porcentaje de voto nulo. ¿Los resultados de la sección anterior hubiesen cambiado de haberse contabilizado con las nuevas reglas? No realmente.

Los porcentajes de pérdida del PRI decrecen marginalmente en distritos ganados por el PRI o el PAN en 2003, pero se mantienen en distritos perredistas.

Es que el voto partidista…

Hagamos un ejercicio final para cerrar el tema. ¿Qué pasaría si comparamos distritos idénticos en su voto por un partido en 2003 y su porcentaje de participación en 2009, pero en algunos el voto nulo creció por arriba del promedio y en otros no? ¿Qué pasa con el porcentaje de voto por ese partido entre unos y otros?

Eso es justamente lo que hacemos para los tres principales partidos y con las antiguas y las nuevas reglas de conteo de votos. Con las reglas electorales del 2009, tanto PAN como PRD pierden poco más de 4% de su voto cuando comparamos distritos con crecimiento notable en voto nulo con aquellos con crecimientos menores; aunque con las nuevas reglas este cambio deja de ser estadísticamente significativo.

Curiosamente, para 2009 el efecto negativo sobre el porcentaje de votos para el PRI es de magnitud similar pero no significativo estadísticamente (al 95%); pero, con las nuevas reglas crece el efecto y la significancia (de 90% a 99%): en los distritos más anulistas, el voto por el PRI hubiese caído 5.8% respecto al resto de los distritos.

Vaya usted a votar como lo considere y por las razones que crea, pero si decide no anular (respetabilísimo), por favor no lo haga porque “beneficia al PRI”. Eso, simple y llanamente, no es cierto.

 

Nota Metodológica

Los datos fueron descargados y procesados del Atlas de Resultados Electorales Federales 1991 – 2012. Para empatar los distritos y secciones electorales en el tiempo, utilizamos la tabla de equivalencias distritales publicada por Eric Magar, disponible en esta liga.

Para generar los comparativos de municipios idénticos, se hizo un Propensity Score Matching balanceando a la variable si el municipio es o no anulista con la participación electoral de 2009 y el voto por el partido por el que se busca comparar (PAN, PRI o PRD en cada caso).

Para acceder a los datos y al código con el que se procesaron y analizaron, puedes dar clic en esta liga.

 

Liga Comunista 23 de Septiembre

Editorial Brigada Roja