Los que estamos dispuestos a morir de la Noche a la mañana queremos cambios de la noche a la mañana

En 1977 año en que se crea lo que sería el Comité Eureka se abren expedientes para todos y cada uno de los casos de desaparición política que llegan a sus manos, los expedientes y listados son entregados a la Secretaria de Gobernación demandando el esclarecimiento de las desapariciones políticas.

En 1978 se promulga la ley de amnistía que solo contempla los casos de los presos políticos relacionados con el movimiento armado socialista pero no contempla esclarecer ningún caso de los llamados desaparecidos políticos. Oscar Flores Sánchez Procurador General de la Republica pretende dar carpetazo al tema con un informe sobre los casos de desaparición política señalando que todos están muertos en el marco de luchas intestinas en los grupos armados o  se encuentran prófugos pues se esconden de sus compañeros por temor a represalias. A partir de ese año esa será la -llamemos ahora- verdad histórica que repetirán funcionarios, políticos, exguerrilleros arrepentidos, periodistas, historiadores, y otros agentes gubernamentales que insistirán en la coartada discursiva. Los grupos revolucionarios desaparecieron en 1976, y sólo hay presos políticos, los desparecidos no existen; están desaparecidos.

En 1989 se crea la Dirección de Derechos Humanos, DDH, en la Secretaria de Gobernación que se encargaría de dar seguimiento al tema de las desapariciones políticas; en 1990 nace la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y a ella se turnan todos los expedientes en manos de la DDH incluyendo los relacionados a los desaparecidos políticos. Jorge Carpizo al frente de la CNDH decide crear el Programa de Presuntos Desaparecidos PREDES. Un grupo de exmilitantes entre ellos Eladio Torres, Arturo Gallegos, y el que esto escribe decidimos aportar archivos e investigación de campo para llegar a resultados; y por número de casos se presentaría primero un informe sobre los detenidos desaparecidos en el Estado de Guerrero. Los sucesivos cambios en la CNDH no impidieron que de una u otra forma se continuara con el proyecto a la par que se avanzaba con otros casos de desaparición política en el marco de la mal llamada guerra sucia.

Estando listo el Informe sobre Desaparecidos Políticos en Guerrero llega José Luis Soberanes a presidir la CNDH y el nuevo responsable de PREDES niega la existencia del Informe y cualquier compromiso para su difusión. Los compañeros que decidimos coadyuvar en el trabajo decidimos denunciar esta situación de la que dio cuenta en una serie de notas el periódico La Jornada ; la CNDH primero negó y luego reconoció la existencia del informe y después de una accidentada reunión se acordó que en el término de un año se presentaría un informe sobre los casos de desaparición política.

Al siguiente año se presentó la Recomendación 026/2001 que pretende dar por concluida para la CNDH el tema de los desaparecidos políticos ligados a la insurgencia socialista de los años 60-80. Meses más tarde se crea la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado, FEMOSPP y el primer problema se encuentra en que la lista y expedientes que entrego la secretaria de gobernación por conducto de la DDH a la CNDH no fue validada por los quejosos, es decir, ni el Comité Eureka, familiar u organización que lo representara tuvo acceso a la lista y expedientes turnados; el Comité Eureka se negó a comparecer a la CNDH pues significaba en su explicación validar una instancia creada solo para lavarle la cara al régimen. Quizá esta sea una de las principales tragedias en donde la organización que da motivo y origen a la lucha contra la represión y por extensión a la lucha de los derechos humanos no reconociera que el ente creado mal o bien, era producto de sus años de lucha.

La FEMOSPP se convirtió en la oportunidad para muchos ex guerrilleros y ex militantes de movimientos sociales para entrar en la nómina gubernamental; de las tres notables consignaciones -tres en seis años-, a saber Echeverria, Nazar y Luis de la Barrera, los tres terminaron libres; e informe que después de seis años se iba a publicar nunca lo fue y al parecer existen dos versiones del mismo; en sus investigaciones encontraron decenas de casos no incluidos en la lista de la CNDH y ninguno fue incluido o denunciado iniciando la averiguación previa correspondiente pese a tener facultades para ello; tampoco esclareció la represión de 1968, 10 de junio del 71. Los historiadores que participaron como auxiliares de la PGR tienen en su historia como lucha mas destacada su demanda laboral por salarios caídos. El Fiscal comisionado aparte de presumir en entrevistas que fue primo de una guerrillera asesinada, no  realizó ninguna actividad relevante.

El informe que presentaría la FEMOSPP nunca fue publicado sin embargo las supuestas versiones que se conocen tienen un abierto discurso gubernamental, con lugares comunes que gobierno y prensa durante años han repetido. Su publicación hubiera resultado una afrenta.

En 2014 se crea la Comisión para la verdad en el Estado de Guerrero COMVERDAD, como acuerdo al congreso del Estado de Guerrero y como resultado de la demanda de los familiares de las víctimas y la participación de varios diputados; la Comisión creada como un organismo autónomo e independiente con destacados activistas en la lucha por los derechos humanos, abogados y luchadores sociales. La Comisión sufrió varios ataques de priistas, la PGR, e incluso de otros organismos de derechos humanos que creyeron ver en la COMVERDAD a un enemigo. Un par de años antes de concluir sus labores a la COMVERDAD primero le redujeron y luego le suspendieron el presupuesto; pese a ello y trabajando de manera comprometida entregaron un informe con diversas recomendaciones que hasta la fecha no se han cumplido en su totalidad.

El Gobierno Federal ha creado la Comisión Ejecutiva de Atención a Victimas CEAV, que dispone de los recursos de diversos fideicomisos creados para atender a las víctimas de diversas recomendaciones de la CNDH; no existe presupuesto destinado a las víctimas de la guerra sucia y aun así se atienden a quienes están señalados en la recomendación 026/2001 de la CNDH. Sin embargo, han aparecido diversos casos que siendo víctimas de la guerra sucia no están mencionados en la mencionada recomendación, por su parte la CNDH señala que no puede agregar más casos a la lista anterior y no puede reabrir la recomendación por ser un asunto concluido.

No obstante lo anterior la CNDH presentó en 2017 un informe completo -como pocos pueden verse-, sobre el tema de los desaparecidos que engloba las desapariciones políticas, la Recomendación 026/2001, las recomendaciones de la ComVerdad de Guerrero, las desapariciones en la guerra contra el narco y prácticamente todos los casos registrados y se formulan diversas recomendaciones que hasta la fecha no se han cumplido. El caso de los desaparecidos políticos de manera genérica y ya no por caso específico si no por coyuntura formula diversas recomendaciones en favor de todos los casos posibles.

La recién publicada Ley General En Materia De Desaparición Forzada De Personas, Desaparición Cometida Por Particulares Y Del Sistema Nacional De Búsqueda De Personas contempla un procedimiento jurisdiccional para atender los casos de desaparecidos políticos y desaparecidos en general, por supuesto se incluyen todos los casos.

AMLO y en particular la próxima secretaria de gobernación Olga Cordero Sánchez ha señalado que se crearan una o varias Comisiones de la Verdad para atender este y otros casos de víctimas del delito lo que incluye desde luego los casos de desaparición forzada durante la guerra sucia de los años 70-80. Algunos de los integrantes de la FEMOSPP, desafortunadamente algunos familiares, y algunos otros tiburones ven esta propuesta como la posibilidad para colgarse del presupuesto durante los próximos seis años.

Solo para el caso de los desaparecidos políticos ligados a la guerra sucia considero que antes de agotar novísimas propuestas y formar presurosas “comisiones de la verdad” propongo que se avance con

1.- Reconocer el derecho de las víctimas directas e indirectas a una reparación integra y con ello, los principios de justicia, derecho a la verdad y a la memoria

2.- Que se abra de nuevo el Archivo General De La Nación, retirando cualquier restricción para el libre acceso sobre todo a las galerías 1 y 2 en donde se encuentran las fichas informativas y demás documentos relacionados con la guerra sucia

3.- Exigir el cumplimiento en sus términos de la Recomendación 026/2001 y por tanto realizar una auditoría jurídica a los trabajos de la PGR desde 2001 a la fecha dado que no se han obtenido resultados

4- Exigir el cumplimiento de las recomendaciones formuladas por la COMVERDAD de Guerrero

5.- Exigir el cumplimiento del Informe sobre las Desapariciones en México 201

6.- Exigir la creación de una Fiscalía General de la República INDEPENDIENTE Y CON AUTONOMÍA del Poder Ejecutivo

Por lo pronto, me pronuncio contrario a la formación de nuevas burocracias con el pretexto de formar comisiones que, como el viejo adagio mexicano señala “cuando no quieres que se resuelva algo forma una comisión” y evitar sumar rémoras de "expertos" a las nóminas del gobierno.