Deben esforzarse el doble que las que militan en partidos

 


CIMACFoto: César Martínez López
Por: Anayeli García Martínez
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 17/04/2018
Si para una militante de un partido político es complicado participar activamente en los procesos electorales, para quien quiere hacerlo sin el respaldo de uno es doblemente difícil porque para tener posibilidades reales de obtener la postulación debe contar con una amplia red de apoyo, e incluso con experiencia previa en cabildeo, campañas y movimiento territorial.

A esta realidad se enfrentan las mexicanas que decidieron incursionar en estos comicios por la vía independiente, un mecanismo de participación legislado en 2012 y reglamentado en 2014 para que las personas tuvieran la posibilidad de postularse a un cargo de elección sin necesidad de pertenecer a un partido político.

En el actual proceso electoral, las mujeres ocupan 32 por ciento de las candidaturas independientes. De las 52 personas que aprovecharon esta vía sin el aval partidista y buscar un cargo a nivel federal, 17 son mujeres: una compite por la Presidencia de la República, 9 por una diputación federal y 7 por una senaduría.

DESVENTAJAS

El Instituto Nacional Electoral indicó que nueve mujeres de 5 estados de la República buscan una diputación federal por la vía independiente frente a 28 hombres; 7 mujeres y 7 varones buscan una senaduría a través de este mecanismo.

Entre las razones por las que las mujeres aún no participan tanto como independientes son los obstáculos, como no tener redes de personas aliadas ni los recursos económicos que eso supone, afirmó en entrevista con Cimacnoticias, la consultora en participación política de las mujeres, Teresa Hevia Rocha.

La integrante de la Red Mujeres en Plural, sostiene que todavía persiste una lógica masculina de que los varones se merecen el poder porque saben cómo obtenerlo y qué hacer cuando llegan al cargo mientras que las mujeres llevan años de desfase porque en la práctica sus derechos políticos les han sido negados aún cuando formalmente están legislados.

En 1953, explicó la analista, se consiguió el derecho de las mujeres a votar pero por 40 años quedó rezagado el derecho a ser votada y aunque desde 2014 se legisló la paridad como principio constitucional, la realidad es que los partidos las siguen postulando por sus alianzas políticas y no por sus futuros aportes al trabajo parlamentario o de gobierno.

Expuso que aún con todos los avances legislativos persiste la marginación en los espacios políticos y por tanto ellas no se conciben de manera natural ni con confianza en estos puestos. Todavía hay inseguridad y temor de pensar que necesitan una estructura para tener una candidatura independiente, comentó.

Por ley, quien desee ser candidata independiente debe crear una asociación civil con una cuenta bancaria; tener un representante legal y un encargado de la administración de los recursos financieros y reunir una cantidad específica de apoyos ciudadanos para lo que necesitaría de un equipo encargado de hacer esa recolección de firmas.

Hevia Rocha señaló que en medio de toda la complejidad que supone una aspiración independiente, ellas también disponen de menores recursos económicos y deben dedicar tiempo a la planeación, el registro y un proceso de prácticamente la precampaña electoral.

ATRACCIÓN POR INDEPENDIENTES

Beatriz Córdova Bernal y María Antonieta Pérez Reyes, de Chihuahua; Iris Paola Gómez de La Cruz, de Guerrero; Luisa María Calderón Hinojosa, de Michoacán; Daniela González Rodríguez, Olga Valentina Treviño Hinojosa y Yamilett Orduña Saide, de Nuevo León; y María Graciela Parra López y Nora Vanessa Estrada Calles, de Tabasco, buscan una diputación federal.

Aunque se dicen independientes, para lograr su candidatura acumularon experiencia dentro de un partido, algunas lo abandonaron para continuar solas y otras decidieron salir cuando encontraron obstáculos que les impidieron ascender en su carrera política.

De la lista destacan Luisa María Calderón Hinojosa, exlegisladora local en Michoacán, diputada federal, dos veces candidata a la gubernatura de su estado y senadora desde 2012, cargos que consiguió abanderada por el Partido Acción Nacional.

Beatriz Córdova Bernal exdiputada federal en la 62 Legislatura respaldada por el partido Movimiento Ciudadano del que fue consejera y en el cual militó desde su fundación cuando nació como Convergencia. También fue representante sindical en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación de 2009 a 2012.

Antonieta Pérez Reyes fue diputada federal durante la 61 Legislatura por el PAN y Yamilett Orduña Saide, ocupó cargos públicos como titular del Seguro Popular del estado y presidenta del Instituto Estatal de las Mujeres, durante la administración del primer gobernador electo por la vía independiente, Jaime Rodríguez, “el Bronco”.

De acuerdo con la legislación mexicana para obtener una candidatura independiente al senado se debe registrar una lista por entidad federativa con dos fórmulas de candidatos, las cuales, deben ser paritarias, y alternadas, es decir, hombre y mujer.

En estas elecciones se registraron 7 listas de las cuales solo en una, la primera fórmula es encabezada por una mujer, la de la ex perredista Soledad Romero Espinal. En el resto, las mujeres ocupan la segunda fórmula, por tanto llegarán a la Cámara alta sólo si los varones de la primera fórmula ganan la elección.

Ellas son Jesús Guadalupe Ojeda Alvarado que va en segundo lugar de la lista con Lorenzo Ricardo García de León Coria; Karolyn Corzo Ornelas que va con el exgobernador chiapaneco, Pablo Abner Salazar Mendiguchia; Juana Adelfa Delgado Quintana con el exdiputado local independiente, José Pedro Kumamoto Aguilar; Mónica Gricelda Garza Candia con Raúl González Rodríguez; María Guadalupe Saldaña García con el exdiputado independiente, Manuel Jesús Clouthier Carrillo y Vianey Gómez Morales con Obed Javier Cruz Pérez.

Considerando que muchas de ellas tienen experiencia previa en partidos políticos, Hevia Rocha destacó que quienes han sido relegadas de sus partidos decidieron separarse de éstos y se lanzaron como independientes porque con ellos ya no tenían ninguna oportunidad de seguir avanzando.

Cuando ellas quedan a un lado pero ya tienen experiencia y una base de votantes pueden hacerlo, como lo hizo Luisa María Calderón Hinojosa quien actualmente ocupa una senaduría y que proviene de una familia inmersa en la política.

Para ellas, mujeres con experiencia y ambición política, enfatizó la consultora, las candidaturas independientes sí son una opción pero al parecer, no para quienes no han militado en un partido político.

18/AGM/LGL