La estrategia de agresión a la aldea de Nabi Saleh por parte de Israel ha alcanzado lo infernal.


Dos vídeos de las últimas 48h


Hace dos días Israel hizo desaparecer el pueblo en una gigantesca nube de gas tóxica con cientos de cartuchos de gas lacrimógeno.
La violencia química empleada por Israel contra apenas un puñado de personas que estaban en ese momento en su propio pueblo y en sus casas es increíble.


La continuación ha sido esta noche, con el ejército israelí asaltando las viviendas del pueblo, rociando con agua tóxica los edificios, secuestrando a decenas de jóvenes y destruyendo propiedades con excavadoras