Sr. Lic Andrés Manuel López Obrador:

Soy una servidora pública con un puesto de confianza en el SAT y he estado al tanto de los comunicados que usted ha difundido. Específicamente quiero referirme a la descentralización y a los puntos 21 y 27 de los 50 puntos anticorrupción y de austeridad, que dicen:
_21. Reducir 70% del personal de confianza y en un 70% el gasto de operación._
_27. Los trabajadores de confianza laborarán de lunes a sábado y cuando menos ocho horas diarias._

En primer término, quiero aclararle que somos muchos los profesionistas que hemos trabajado por varios años al servicio de las instituciones públicas de nuestro país de una forma honesta y transparente. Tristemente percibo que tanto usted como su equipo de trabajo tienen la idea equivocada de que el personal de confianza no realiza actividades prioritarias en las funciones de gobierno y esto es un error.

Ser capacitados y presentar evaluaciones, es algo común y necesario para nosotros desde los años noventas. No le tenemos miedo al polígrafo porque muchas veces hemos presentado evaluaciones de confianza y aceptamos las evaluaciones como parte normal del proceso de formación como servidores públicos.

El derecho fiscal mexicano no es algo que se domine de la noche a la mañana. Desde hace mucho tiempo aprendimos a ser fiscalistas de excelencia y a desarrollar procedimientos con rigor científico.

Y por ello, le pido que nos dé a conocer los estudios de tipo macro económico, en donde se detallen las premisas sobre las que se basaron para estimar que debe reducirse el personal de confianza en un 70% y que la jornada laboral debe ampliarse a los días sábados, porque si usted no lo sabe Sr. López Obrador, el personal de confianza trabajamos más de 8 horas diarias. Déjeme contarle que innumerables ocasiones mis hijos pequeños se durmieron esperando que su mamá llegara del trabajo y su mamá no llegaba porque tuvo que quedarse a validar un nuevo sistema de control de obligaciones, un nuevo procedimiento de cobranza, a estudiar las reformas fiscales, a idear formas para incrementar la recaudación, a revisar el status de las revisiones en proceso para cerrar las auditorías, etc etc.

Yo doy todo mi esfuerzo de lunes a viernes, porque el sábado Sr. Lic. López Obrador, yo lavo la ropa de mi familia, hago aseo de la casa con mis hijos, compro mi despensa, yo no tengo servidumbre en mi casa, yo me levanto temprano y cocino para mis hijos.

Con todo respeto Sr. López Obrador yo no necesito que usted me dé ayuda para madres solas porque con mi trabajo honrado he traído siempre el sustento diario a mi casa. No necesito que usted le dé apoyos a mis hijos porque afortunadamente ellos han aprendido a trabajar desde pequeños y son excelentes estudiantes de escuelas públicas.

Sin embargo, ahora me siento preocupada porque usted propone la descentralización de las dependencias federales y como personal de confianza, la estabilidad que con mucho esfuerzo y más de 20 años de servicio en el SAT me había ganado, hoy están en tela de duda, porque en un primer comunicado usted dijo que el SAT se iría a Tamaulipas y en un segundo comunicado que a Mexicali y otra vez, le pido nos dé a conocer qué estudios avalan esas medidas, cuáles son las premisas y cuáles los diversos escenarios evaluados, con el rigor científico que estas medidas requieren, para garantizar que sean las mejores decisiones de gobierno.

Y si no tienen evaluados estos diversos escenarios, le pido que tengan el decoro y la prudencia de evaluar con seriedad el impacto de esas medidas no solo a nivel macro económico sino a nivel micro, del impacto en las familias que podrían desintegrarse, del impacto en el capital humano de las innumerables familias que como la mía hemos construido nuestro bienestar a base de esfuerzo, porque nosotros no tuvimos la fortuna de que nos heredaran una plaza en un sindicato o que alguien nos apadrinara un lugar de base. A nosotros nos tocó arrastrar el lápiz e iniciar desde abajo y poco a poco ir escalando a base de esfuerzo, de estudio, de empeño y sobre todo con muchos años de trabajo honrado. Y no somos unos cuantos, somos muchos los que con arduo trabajo hemos coadyuvado a que México tenga instituciones públicas de excelencia.

Atentamente.
Una servidora pública, como tantos que trabajan en el IMSS, ISSSTE, SEP, TURISMO, SCT, Economía, Secretaría de Salud o cualquier otra dependencia federal y que están en la lista de dependencias a ser reubicadas en otro lugar del país.